Con llamado al Gobierno a mostrar liderazgo en derechos humanos y empresa concluyó visita de expertos ONU a Tailandia

Director ejecutivo del Centro Vincular PUCV y vicepresidente del Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos, Dante Pesce, encabezó la comitiva que examinó el respeto a los derechos humanos en los sectores económicos de ese país.

11.04.2018

Al finalizar la visita de diez días a Tailandia, expertos del Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas presentaron sus observaciones preliminares sobre las medidas que deben tomar el Gobierno Real de Tailandia y las empresas para mejorar el respeto a los derechos humanos y fortalecer el acceso a reparación efectiva.

"Celebramos la clara ambición del gobierno de convertirnos en un líder regional en empresas y derechos humanos, y lo alentamos a dar pasos decisivos hacia este objetivo", dijo Dante Pesce, director ejecutivo del Centro Vincular PUCV y vicepresidente del Grupo de Trabajo de la ONU.

Los expertos reconocieron al gobierno de Tailandia por las mejoras laborales en el sector pesquero, específicamente en el atunero, tras los numerosos casos de abusos y tráfico humano ocurridos en los últimos años en el sector. 

Las medidas adoptadas por el gobierno tailandés y las empresas en la pesca responden a la amenaza de sanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos en respuesta a los abusos, principalmente contra inmigrantes, en los barcos pesqueros y en las fábricas de procesamiento.

Pesce recomendó que las autoridades establezcan las mismas medidas contra los abusos laborales en otros sectores menos vigilados, como la agricultura o la construcción, donde también trabajan muchos inmigrantes birmanos, camboyanos y laosianos.

Durante la visita, los expertos consultaron a autoridades gubernamentales, el sector empresarial y a una amplia gama de actores de la sociedad civil, incluidos representantes de grupos especialmente expuestos a abusos contra los derechos humanos relacionados con las empresas, como trabajadores migrantes, defensores de los derechos humanos, comunidad activistas, personas con discapacidad y trabajadoras sexuales.

Un desafío fundamental para Tailandia será poner fin a los ataques recurrentes, el acoso y la intimidación a defensores de los derechos humanos, líderes sindicales y representantes de la comunidad que denuncian abusos contra los derechos humanos por parte de empresas, dijeron los expertos.

Agregaron que se debe hacer más para proteger el espacio cívico, incluida la protección de los defensores de los derechos humanos contra demandas por difamación civil y penal presentadas por empresas para silenciar a quienes defienden a las víctimas de abusos.

Los expertos acogieron con satisfacción la apertura gubernamental para debatir sobre los desafíos pendientes y evaluar el desarrollo de un Plan de Acción Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos.

Por Karina Toledo

Centro Vincular