PUCV realiza seminario online sobre 30 años de Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae

En el documento, el Papa Juan Pablo II puso en evidencia el aporte concreto que las universidades realizan al desarrollo integral del ser humano.

15.10.2020

En agosto de 2020, se conmemoraron los 30 años de la publicación de la Constitución Apostólica “Ex Corde Ecclesiae” (Desde el corazón de la Iglesia), documento donde el Papa Juan Pablo II, puso en evidencia el aporte concreto que las universidades católicas realizan al desarrollo integral del ser humano. En estas instituciones, se encuentran la Fe y la cultura y así la Iglesia puede explicar los misterios del hombre y del mundo para que las personas puedan dar plenitud a su vida.

Al respecto, nuestra Casa de Estudios efectuó el Seminario online titulado “La identidad de la PUCV a 30 años de la Ex Corde Ecclesiae”, iniciativa que se organizó en el marco de la Cátedra de Identidad Institucional y contó con la participación del Nuncio Apostólico de Chile, Monseñor Alberto Ortega; el Pro Gran Canciller y Administrador Apostólico de la Diócesis de Valparaíso, Monseñor Pedro Ossandón; el rector Claudio Elórtegui; el decano de la Facultad de Ciencias, Manuel Bravo; el decano de la Facultad de Filosofía y Educación, José Marín; y la contralora y académica de la Escuela de Derecho, Lorena Carvajal. El panel fue moderado por la decana de la Facultad de Derecho, María Graciela Brantt.

El rector Elórtegui señaló que la Constitución Apostólica “Ex Corde Ecclesiae” debe constituir la orientación fundamental en el quehacer de las universidades católicas para plasmar en su misión y quehacer la catolicidad que las define. “En los tiempos que vivimos, un porcentaje no menor de los integrantes de las comunidades universitarias de las universidades católicas, no son católicos. Es muy importante lo que nos dice el documento: de los miembros no católicos se espera el respeto al carácter católico de la institución en la que presta su servicio. Mientras que la universidad tendrá que respetar su libertad religiosa”, precisó.

El Nuncio Apostólico de Su Santidad en Chile, Monseñor Alberto Ortega, efectuó la conferencia central y en la ocasión recordó que la universidad católica nace desde el corazón de la Iglesia, si no es así pierde su identidad. “Es un centro incomparable de creatividad y de irradiación del saber para el bien de la humanidad (…) la universidad católica comparte con las demás universidades el gozo de buscar la verdad, de descubrirla y comunicarla en todos los campos del conocimiento. Su tarea privilegiada es la de unificar existencialmente en el trabajo intelectual dos órdenes de realidades que a menudo se tienden a oponer: la búsqueda de la verdad y la certeza de conocer ya la fuente de la verdad”, añadió.

EXPUSIERON DECANOS Y CONTRALORA

Posteriormente, expuso el decano de la Facultad de Ciencias de la PUCV, Manuel Bravo, quien planteó que esta Constitución Apostólica se ha transformado en una carta magna para las universidades católicas de Chile y el mundo, donde ofrece una definición muy lúcida sobre la identidad y su rol en las sociedades. “Es un texto que pese a sus 30 años permanece actual y con una visión muy profunda del quehacer de una universidad católica, entregando orientaciones a temas tan complejos tales como la necesidad del trabajo interdisciplinario o la preocupación de priorizar al ser humano como obra de Dios en su quehacer”.

Por su parte, la académica Lorena Carvajal, precisamente se refirió a la importancia de la interdisciplinariedad en la universidad al plantear que este concepto está presente en varios puntos del documento y también en los estatutos de nuestra Casa de Estudios. Esta perspectiva está presente en al menos tres aspectos en la PUCV: en la investigación, la formación de los alumnos de pregrado y la convivencia entre los académicos de distintas facultades y su relación con las autoridades y personal administrativo.

“Es necesario dar a conocer y promover la causa de la universidad y los valores que entraña. No sólo cuando las personas comienzan su trabajo en ella, sino que de manera permanente se transmita la maravilla del reino de Dios, que nuestra Universidad abraza a través de su quehacer”, expresó.  

Luego, el decano de la Facultad de Filosofía y Educación, José Marín, se refirió a la identidad de la universidad católica y dos conceptos sustantivos: la autonomía y la libertad. “Una de las características fundamentales de la vida universitaria desde sus orígenes es la autonomía en la que se funda la libertad académica y de cátedra. Estas son fundamentales para que la universidad cumpla con su triple misión: adquisición del conocimiento-investigación; transmisión (enseñanza) y su implicación en un sentido amplio como vinculación con el medio y servicio público”, indicó.

El respeto por la dignidad de la persona humana se manifiesta en una universidad católica precisamente en la autonomía, que se expresa de distintas maneras: en los profesores en su docencia e investigación; en los estudiantes en su organización y participación especialmente en la sala de clases; en ambos -profesores y estudiantes- se expresan en la libertad de pertenecer a una universidad católica. También se expresa en el gobierno de la universidad y en la conciencia de las personas, reflexionó el Dr. Marín.   

Finalmente, el Pro Gran Canciller de la PUCV, efectuó una bendición a los panelistas y asistentes al encuentro.

El seminario puede verde de manera completa en el siguiente link

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio