Instituto de Ingenieros de Chile distingue a investigador Germán Aroca con el premio Ramón Salas Edwards

Anualmente este galardón reconoce el principal trabajo científico-tecnológico desarrollado en el país por profesionales del área.

23.10.2018

El investigador y académico de la Escuela de Ingeniería Bioquímica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Germán Aroca, fue distinguido por el Instituto de Ingenieros de Chile con el premio Ramón Salas Edwards 2018 por su trabajo “Biopurificador de aire para ambientes interiores”, el cual desarrolló colaborativamente con los investigadores Alberto Vergara y Patricio Moreno.

El profesor Aroca, actual director del programa de Doctorado en Biotecnología impartido conjuntamente por la PUCV y la USM, se ha desempeñado por más de 18 años investigando y generando conocimiento en el área de biofiltración de gases, desarrollando más de 10 proyectos nacionales e internacionales, múltiples publicaciones científicas en la materia y esta innovadora iniciativa por la que fue galardonado por “por su contribución a la mejora de la salud, bienestar y productividad de las personas”.

En la oportunidad, el académico indicó que “recibir esta distinción representa, de cierta manera, un reconocimiento a más de 30 años de trabajo académico y 18 años de investigación en el área de biofiltración de gases, intentando contribuir al desarrollo tecnológico del país”.

En relación al proyecto, explicó que “la idea de crear este biopurificador nace de los serios problemas de contaminación al interior de las viviendas y edificios calefaccionados a leña, cuya combustión en sistemas ineficientes genera sustancias tóxicas que quedan en el aire, entre ellos, hidrocarburos policíclicos aromáticos y compuestos orgánicos volátiles”.

Al respecto, agregó que “con Alberto –ex alumno de la Escuela de Ingeniería Bioquímica PUCV- y Patricio desarrollamos un dispositivo compacto y modular que permite circular y purificar el aire al interior de edificios, casas y centros comerciales que elimina dicha contaminación, contribuyendo al bienestar y la salud de las personas”.

“CONTRIBUCIÓN A LA SOCIEDAD”

Por su parte, el director del Instituto de Ingenieros de Chile, Carlos Mercado, indicó que “esta distinción reconoce los méritos de nuestros colegas, que destacan en ciertas etapas o aspectos de su vida profesional y que han realizado una contribución importante a la sociedad en que vivimos”.

Sobre la metodología para elegir al ganador, añadió que “premiamos al mejor trabajo científico-tecnológico relacionado con la ingeniería desarrollado en el país en los tres años anteriores a la entrega de la distinción, el que se elige por medio de una comisión de expertos que examina las propuestas, emite un informe y lo somete a las consideraciones del directorio del consejo consultivo de la corporación que, en votación secreta, determina el mejor trabajo”.

El ganador de la versión 2017 de este premio, Juan Rayo, quien presentó el trabajo galardonado de este año, explicó que “este proyecto de I+D+i nos permitirá contar con un filtro de aire BIO que no solo retiene partículas finas como el tradicional, sino que, además, es capaz de destruir los componentes de gases tóxicos del aire, transformándolos en algo inocuo, asegurando que éste no se sature con el tiempo y logrando que el aire que está circulando, se purifique en situaciones de confinamiento”.

La distinción del Instituto de Ingenieros se sustenta en la memoria de Ramón Salas Edwards, quién fuera Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica (1918-1924) y un distinguido ingeniero chileno que, además, demostró un particular interés por la matemática y la física. En la década de 1920, hizo varias publicaciones para difundir la Teoría de la Relatividad de Einstein, las que recibieron honores de diversas organizaciones nacionales e internacionales.

Por Marcelo Vásquez

Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados