Hub Global PUCV: Innovación abierta de Valparaíso al mundo

Ubicado en pleno barrio universitario del Eje Brasil, el Hub Global de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso comienza a posicionarse como un actor importante en la escena regional y nacional en la generación de compañías que impacten con sus soluciones a la economía y realidad de la ciudad puerto y de todo el país.

El Hub Global PUCV, uno de los cuatro que Corfo apoyó en todo Chile, plantea un modelo de creación de empresas bajo una modalidad de innovación abierta, donde se conjuguen y colaboren la empresa privada, la academia, emprendedores, gobierno y comunidad. ¿El objetivo? Transformar el conocimiento científico-tecnológico de la comunidad universitaria y emprendedora, en soluciones disruptivas que impacten la calidad de vida de la ciudad, la región y el país.

Su irrupción en la ciudad es parte de una estrategia país que emana directamente de Corfo y que busca transformar la matriz productiva de Chile a través de la incorporación de conocimiento y tecnologías a la producción, así como poder llegar a otros nichos de mercado que requieren de mayor especialización y capital humano avanzado.

El vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, señala que "la ambición de la agenda de este gobierno es transformar nuestro país, basándose en el capital humano de calidad, en el conocimiento y en la innovación (...) Como Corfo, por una parte, nos interesa contribuir a vincular más estrechamente el trabajo universitario al desafío que enfrenta nuestro país para avanzar al desarrollo, pero especialmente para las regiones, al desafío que ellas enfrentan para atraer y retener talento, que es uno de los problemas más serios que tiene nuestro país".

Como señala Bitran, el poder incorporar tecnologías de punta a las actividades y dinámicas de las empresas, solucionando problemáticas concretas de su producción, es algo que el Hub Global PUCV ya está realizando a través del primer desafío de innovación abierta y que se enmarca dentro de la primera convocatoria denominada Valparaíso Smartcity, que está dirigida a emprendedores, estudiantes, científicos, investigadores, académicos y empresas tecnológicas que tengan proyectos en las verticales Smartcity y que estén en fase de idea, prototipo o emprendimiento.

Es por ello que el Hub ha identificado a la internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), la biotecnología, la industria del software y las aplicaciones móviles, como las industrias y verticales que están llamadas a mejorar el ecosistema tecnológico de emprendimientos high tech, para que aporten soluciones concretas a las necesidades de la realidad regional y nacional.

Clave también es para el Hub Global PUCV posicionar la ciencia aplicada a la industria, por medio de los investigadores de la Universidad, generando innovación y riqueza basada en el conocimiento, apalancando emprendimientos de alto impacto y escalabilidad, que tengan la capacidad de trascender más allá de su plan de negocios y logren convertirse en entes de cambio e influyan en la sociedad.

"Debemos pasar a un enfoque multidisciplinario, que es el único que permite resolver problemas, que nos permitirá resolver problemas más complejos, más holísticos. Queremos transformar estos Hub en centros de innovación empresarial y de emprendimiento", dice Bitran.

CONVOCATORIA VALPARAÍSO SMARTCITY: TRANSFORMANDO LA CIUDAD CON TECNOLGÍA Y COLABORACIÓN

Este primer desafío de innovación abierta cuenta con el apoyo de Corfo, la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados de la Católica de Valparaíso, el Hub Global PUCV, la incubadora Chrysalis y el programa Ingeniería 2030, además de las empresas Puerto Valparaíso, Metro Valparaíso y Nazca Ventures.

La convocatoria Valparaíso Smartcity busca crear un modelo que permita enfrentar las dificultades de las urbes latinoamericanas de hoy. Los desafíos-problemas que se vislumbran junto a las entidades asociadas, son algunas de las problemáticas que afectan a la mayoría de las ciudades del continente, con las cuales se comparte una gran cantidad de similitudes, tanto en oportunidades de desarrollo como en apuros urgentes por solucionar. La convocatoria está enfocada en cuatro áreas que no son excluyentes de otras soluciones smartcity y son manejo de la basura, transporte, seguridad y participación ciudadana.

"Gracias al ecosistema de innovación que el Hub Global PUCV y Chrysalis están planteando en la ciudad, podremos ir solucionando, junto a nuestros socios, problemáticas concretas de la ciudad, gracias a la confluencia y trabajo multidisciplinario entre emprendedores, empresa privada, académicos y científicos", dice Walter Rosenthal, director ejecutivo del Hub Global PUCV. "La idea es generar un polo de inteligencia colectiva que no solo trascienda la ciudad, sino que pueda replicarse en otras zonas del país y Latinoamérica".

BARRIO UNIVERSITARIO-EJE BRASIL: UN POLO DE INTELIGENCIA COLECTIVA

"Valparaíso en sí misma, como comuna, como ciudad, tiene un tremendo potencial para el emprendimiento dinámico", dice Fernando Vicencio, director regional de Corfo. "Vemos que este ecosistema tiene distintos focos donde se hace más intenso, y es precisamente la zona del Eje Brasil, con un número de importante de estudiantes de ingeniería, que son parte de las universidades e institutos ubicados en la zona, donde ya se están reuniendo y prototipando en espacios colaborativos ubicados acá mismo. Ellos pueden ser los actores que en un momento determinado pueden generar las soluciones que impacten en la Región de Valparaíso y en la ciudad puntualmente", complementa.

La ubicación del Hub Global PUCV no es antojadiza. Tal como señala Vicencio, el Eje Brasil y la conjunción de facultades y escuelas de ingeniería, no solo de la PUCV, han conformado un entorno propicio para la generación de emprendimientos dinámicos, que es precisamente su objetivo, ya que alberga a algunas empresas de tecnologías, como Yoy Simulators (realidad virtual), Biotecnos (biotecnología) y NearWay (aplicaciones y telecomunicaciones).

El Hub Global y sus cuatro plantas repartidas en 1.200 mt2, plantea un modelo que busca ser replicado por otras universidades, empresas y organizaciones. Solo a través del trabajo multidisciplinario, colaborativo y con capital humano avanzado, se podrán encontrar y desarrollar las soluciones que las empresas y los investigadores requieren, para transferir este valor a la comunidad.