Educando a través de la música

Los Conciertos para la Juventud ofrecer a los asistentes la posibilidad de vivir una experiencia que enriquezca su comprensión y relación con la música.

Una experiencia sensitiva que emocione y que genere un aprendizaje significativo. De esa manera la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso ha concebido las iniciativas dirigidas a las comunidades escolares que este año han acercado a más de 2500 niños y jóvenes a la música de distintos estilos, épocas y compositores.

Son los Conciertos para la Juventud, desarrollados en el Parque Cultural de Valparaíso; los conciertos didácticos en establecimientos educacionales de la región y las instancias de mediación especialmente formuladas para alumnos de Enseñanza Media. Todas ellas tienen en común un objetivo: ofrecer al público más joven la posibilidad de vivir una experiencia que enriquezca su comprensión y relación con la música, desde los sonidos barrocos a lo contemporáneo, de la mano de intérpretes, agrupaciones y directores de reconocida trayectoria.

"Hemos desarrollado una serie de actividades donde buscamos que la experiencia se traduzca en un aprendizaje marcador, donde reconozcan instrumentos, melodías y danzas que pueden resultarles familiares, para entenderlas de una nueva manera", explica Kareen Stock, jefa de Proyectos Culturales de la Universidad. "En ese sentido, nuestra propuesta apunta a enriquecer y concordar con los programas de estudio escolares y ofrecen una amplia diversidad temática, donde queda revelada también la riqueza del ser universitario: la investigación, la creación, la extensión y el rol de la Universidad como agente de cambio".

Una de estas experiencias ha sido el ciclo de Conciertos para la Juventud que desde mayo a noviembre de este año llevó hasta el teatro del Parque Cultural de Valparaíso a agrupaciones vinculadas a nuestra Universidad en un recorrido musical protagonizado por la voz y el cuerpo humano, instrumentos de la familia de las cuerdas, como violines, violas, violoncellos y contrabajos; la guitarra clásica, aerófonos americanos y europeos, junto a la tecnología electroacústica y los bailes y cantos tradicionales.

Así, la Orquesta de Cámara, el Coro Femenino de Cámara y el Conjunto Folclórico de la Universidad, junto al cuarteto de guitarras Holosur, Mysti-K, solista y ex integrante de la agrupación Mamma Soul y los ensambles Antara y F(r)ACTURA, conformaron un programa de seis conciertos, caracterizado por la diversidad de técnicas y manifestaciones musicales, donde los asistentes pudieron ser protagonistas, no sólo al manifestar sus inquietudes, sino vocalizando, cantando, dirigiendo una orquesta o bailando junto a la colorida puesta en escena de un cuadro costumbrista.

Para Sidhartha Corvalán, jefe de Mediación Cultural del PCdV, "la recepción de los estudiantes ha sido excelente, de mucho entusiasmo, lo que se refleja no sólo en la atención, concentración y participación activa de los educandos en cada concierto, sino también en el interés que manifiestan los establecimientos educacionales a través de sus docentes, quienes hacen las reservadas para asistir con los estudiantes. Esto nos permite pensar y proyectar futuras acciones en materia de la Mediación Cultural para nuestra ciudad y la región".

Por su parte, al igual que en años anteriores, la Orquesta de Cámara PUCV continuó realizando los exitosos Conciertos Educacionales trasladándose a escuelas y colegios de la zona interior de la región de Valparaíso, para ofrecer la posibilidad de escuchar de cerca la particular sonoridad y versatilidad de los instrumentos que conforman la agrupación, a través de ejemplos del período barroco, clásico y latinoamericano contemporáneo. El programa está orientado a acercar la música de una manera entretenida a las generaciones más jóvenes, en miras a formar públicos que comprendan y aprecien las distintas manifestaciones de este arte.

Como explica Pablo Alvarado, director de la orquesta universitaria, "los estudiantes valoran enormemente la presencia de la Universidad para llevarles música de calidad hasta sus establecimientos; del mismo modo, los integrantes de la orquesta comparten el conocimiento adquirido en su propia universidad, estableciendo una complicidad en cada uno de los conciertos, que ya son un hito para los establecimientos educacionales".

Junto a los conciertos, la vinculación con las audiencias más jóvenes se ha profundizado a través de la creación de nuevas instancias de intercambio. Fue así como en la última versión del Festival Internacional de Música Contemporánea Darwin Vargas se integraron por vez primera conferencias en torno a temas gravitantes en la escena musical actual. "Mediación: creación en diálogo" fueron los cuatro encuentros con actores del mundo universitario, que ofrecieron a los jóvenes de Educación Media su mirada sobre la aparente confrontación del folclore y academia; la figura de la mujer en la composición chilena, la influencia del mundo andino en la música contemporánea y la evolución de la cantata hacia el rock.

El director artístico del certamen, Boris Alvarado, destaca que desde su enfoque la mediación no es un puente, sino la creación activa de sentido entre público e intérpretes. Desde su perspectiva "es el acto de estar en medio creando como audiencia, pero dinámica, nueva, abierta, sin restricciones, vital e inteligente".

Así, tanto en escenarios óptimos para la apreciación de la música, como adaptándose a los desafíos que supone ofrecer conciertos en espacios alternativos, la Universidad de forma sistemática y sostenida trabaja para profundizar en la creación de nuevas audiencias y su formación. Esto en la certeza de que impacta no sólo la dimensión personal, sino también la vida cultural y social como vía de diálogo y mirada crítica.

Por Verónica Muñoz
Dirección General de Vinculación con el Medio