Conjunto Folclórico PUCV se presentará en el Festival Nacional del Folclore en San Bernardo

El grupo ofrecerá el espectáculo titulado “Latin Bar: un homenaje a la Boite Porteña”. La actuación se realizará el sábado 1° de febrero.

24.01.2020

En lo que representa un gran respaldo a su trayectoria sobre los escenarios nacionales, el Conjunto Folclórico PUCV será la única agrupación de Valparaíso que se presentará en la 49° versión del Festival Nacional del Folclore en San Bernardo.

El grupo de nuestra Casa de Estudios estará el sábado 1° de febrero en el tercer turno de la noche y en la ocasión ofrecerá el espectáculo titulado “Latin Bar: un homenaje a la Boite Porteña”, que es parte de la obra “Puerto de mis amores” que tiene una mayor duración.

El conjunto que es dirigido por Jimi Molina (danza) y Víctor Riquelme (música) llegará con una delegación de 25 personas y representarán a nuestra Casa de Estudios en un evento que contará con otras siete agrupaciones nacionales y un selecto grupo de músicos y bailarines provenientes de Argentina, Puerto Rico y Ecuador. El evento en su totalidad se efectuará precisamente en el Estadio de San Bernardo entre el 30 de enero y el 2 de febrero próximo.

El director del Conjunto Folclórico PUCV, Jimi Molina, agrega que el montaje que ofrecerán tiene una duración aproximada de 20 minutos y forma parte de una sección de un espectáculo mayor basado en la música tradicional y la cultura popular de Valparaíso. “Esta obra la inició Osvaldo Cádiz cuando estuvo dirigiendo el Conjunto Folclórico de la PUCV y luego lo continuamos con Víctor Riquelme en esta nueva etapa de dirección del conjunto”, agrega.

La obra “Puerto de mis amores” en efecto recrea la música y las danzas folclóricas de Valparaíso, partiendo en el Año Nuevo de 1900 y concluye con la cueca porteña en la actualidad, pasando por distintos momentos y se identifica claramente con la cronología cultural de la ciudad.

“Este espectáculo comienza con las fiestas en los salones aristocráticos y de medio pelo. Luego se realiza un segundo momento que se sitúa en la década de los años 20 hasta 1949, que corresponde al voto femenino, lo que provoca un cambio grande en la sociedad chilena, pues la mujer se incorpora al mundo del trabajo y se crean los sindicatos”, señala Jimi Molina.

El tercer momento se sitúa en la década de 1950 y finaliza en 1973. “Es una época con rasgos definidos y el lugar donde se hacían estas fiestas coincide con las boites y los cabarets que funcionaban en el barrio puerto y El Almendral, donde se ofrecían espectáculos bien misceláneos que emulaban eventos europeos y norteamericanos, pero luego se fusionaban con ritmos y estilos propios de la ciudad. Se da una mezcla interesante. Valparaíso es una ciudad puerto y recibía entonces mucha influencia de otros países”, complementa Molina.

TRABAJO FUE FRUTO DE UNA INVESTIGACIÓN

En el Festival Nacional de Folclore sólo se mostrará la sección “Latin Bar” donde se recrea cómo era pasar una noche en una boite porteña. La entrada al evento es liberada y se distribuye a través del municipio de San Bernardo.

“Este Festival tiene bastante relevancia en el ámbito del folclore. Esta es la versión 49. Es un evento que ha tomado más fuerza y constituye una instancia de gran reconocimiento respecto al trabajo realizado por el conjunto. Estamos muy contentos de haber sido seleccionados en esta convocatoria. Es un premio a nuestra trayectoria”, agrega el director Jimi Molina.

La obra “Puerto de mis amores” es fruto de un trabajo que incluyó investigación, se hicieron entrevistas con cultores de la época y se realizó todo un espacio de observación de lo que ocurrió con el baile y la música en los sectores populares de Valparaíso.

El espectáculo en su totalidad, que dura más de una hora, fue estrenado recientemente el 26 de mayo de 2019 en el contexto del Día del Patrimonio en la PUCV, donde participaron cantantes y músicos invitados, quienes fueron la fuente viva para nutrir el repertorio de esta música que permanece todavía en la memoria colectiva de muchas personas de Valparaíso.

“Como integrantes de un grupo porteño creo que es importante contar nuestra propia historia hoy. Ha sido un proceso muy lindo de descubrimiento, crecimiento y autoconstrucción de la obra. A la hora de elaborar este espectáculo levantamos mucha información y tuvimos bastantes datos a partir de historias propias y de familias que vivieron esta época en Valparaíso”, recordó Molina.

En la actualidad están participando alrededor de 33 personas en el Conjunto Folclórico PUCV. Como agrupación universitaria es integrado por funcionarios, exalumnos y estudiantes, lo que le da una riqueza interesante. También hay integrantes de distintas edades y de formaciones variadas.

Recientemente, el grupo se ha especializado en maquillaje teatral y técnicas de actuación con Alex Córdova, que estuvo en el conjunto Palomar, recogiendo esta tradición y avanzando en ofrecer un espectáculo integral, que incluye investigación e incorpora otros elementos de las artes escénicas. 

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio