José Tomás Lagos, ex alumno del Instituto de Estadística

"La era del análisis de datos está revolucionando el mundo en estos momentos, y el deporte no es la excepción"

Hace ocho años José Tomás golpeó la puerta del entrenador de la selección chilena de vóleibol para sumarse a su cuerpo técnico. Hoy, tras un largo camino, es uno de los artífices del exitoso resultado en los Juegos Panamericanos de Lima.

Agosto 2019

Cali, 1971. Esa fue la última participación del vóleibol masculno en los Juegos Panamericanos. Cuarenta y ocho años después liderados por el técnico argentino Daniel Nejamkin, el equipo nacional no solo volvió a competir sino que se ubicó entre los cuatro mejores del torneo dando la sorpresa. 

Sin duda, el esfuerzo y talento de los jugadores; la consolidación de un proceso de casi diez años y el conocimiento de Nejamkin han sido muy importantes en la obtención de los buenos resultados, pero no solo eso. Tras los sorprendentes triunfos ante México y Estados Unidos y la reñida semifinal ante Argentina, hay un hombre clave: José Tomás Lagos (30), scoutman de la selección  y  estadístico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

"El Tecla", como lo apodan sus compañeros de la selección,  siempre estuvo relacionado con el volley. En el colegio Sagrados Corazones de Alameda (Santiago) formó parte del equipo y tras terminar los estudios intentó volver a entrenar y ahí comenzó a colaborar con su profesor Álvaro del Campo. 

"No tenía idea que existían este tipo de herramientas en el deporte. Mi entrenador me pidió que le ayudara con las estadísticas y me enseñó un par de cosas. En un par de semanas ya tenía armada una plantilla en Excel con todos los datos y la información que se necesitaba. Cuando él vio el trabajo que había desarrollado, me dice que me tengo que dedicar a eso porque tenía dedos para el piano", recuerda. 

Tras su primer acercamiento como estadístico ingresó a estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Diego Portales (Santiago) y dejó de lado, por un tiempo, el deporte que tanto le gustaba. Sin embargo, rápidamente volvería a acercarse al vóleibol debido a que su polola jugaba en una liga capitalina y tras observar un par de partidos logró darse cuenta que ningún equipo contaba con un encargado de llevar las estadísticas. Había un nicho que explorar.

Acto seguido,  su pareja lo instó a conversar con el entrenador de la selección chilena,  Daniel Nejamkin. La acogida del estratega nacional fue positiva y se interesó de inmediato por su trabajo, pero la falta de recursos lo hizo darle un no como respuesta. José Tomás no se desanimó y al año siguiente Nejamkin lo llamó para integrarlo a su staff. 

EL TRABAJO DEL SCOUTMAN

Hace un tiempo que la tecnología a través de diferentes programas y aplicaciones se ha vuelto muy importante en el deporte. En el caso del volley, las principales potencias mundiales cuentan con encargados de llevar las estadísticas y analizar a los rivales. En Chile, antes de José Tomás Lagos, nadie cumplía esta función. Hoy él realiza dicha tarea a través del software Data Volley. 

Para el scoutman de la selección nacional, en la actualidad la información y la obtención de datos trasciende diferentes esferas de la sociedad, incluyendo al deporte.

"La era del análisis y los datos está revolucionando el mundo en estos momentos, y el deporte no es la excepción. El béisbol y el fútbol americano fueron pioneros en incorporar este tipo de profesionales a su staff debido a que son deportes muy estructurados. En el caso del volley, también responde a esta característica ya que existen tres o cuatro fases de juego; seis posiciones en la cancha, y eso hace que, de cierto modo, sea más sencillo de analizar y sintetizar", asegura 

El camino de la selección chilena en los pasados Juegos Panamericanos comenzó de manera exitosa. En el primer partido superaron a Estados Unidos por tres set a uno; luego vino una derrota ante Brasil por el mismo marcador, y en el tercer partido de la fase de grupos Chile venció a México clasificando a las semifinales.

El cruce ante los mexicanos era el partido más parejo y el trabajo de análisis de José Tomás no dejó espacio para dudas. "Para preparar el partido ante México analicé once partidos entre nosotros y ellos en que se repetían la mayoría de los jugadores. Gracias a este trabajo identificamos las jugadas que más repetían y también pudimos atacar los puntos débiles que tenían como equipo", puntualiza. 

SU PASO POR LA UNIVERSIDAD

El ex alumno del Instituto de Estadística llegó a la PUCV gracias a su trabajo en el vóleibol y  teniendo claro lo que quería.

"Uno tiene que ir siempre hacia adelante con sus convicciones. Cuando quise cambiarme a estadística había varios puntos en contra. Primero, es una profesión que se no conocía mucho; segundo, mi papá consideraba que era un riesgo muy grande cambiarme a esa altura a una carrera  con una deserción muy alta en ese entonces . Cuesta mucho creer en lo que uno quiere y tener la fortaleza para seguir ese camino. A mí la convicción del trabajo en la selección nacional me llevó a estudiar estadística", asegura. 

Durante su época universitaria muchas veces debió pedir permisos especiales debido a la agenda de la selección nacional y el estadístico recuerda con especial cariño a una de sus profesoras. "En ese entonces, la Jefa de Docencia era la profesora Pamela Wilson. Ella siempre me apoyó con el tema de los horarios y fue muy comprensiva con recalendizar algunas pruebas. Además, siempre tuvo una palabra de apoyo", rememora agradecido. 

José Tomás destaca también el grupo humano que había en la carrera y además valora la confianza que sus compañeros tenían en él. "Siempre me decían que en algún momento iba a llegar el reconocimiento y tenían razón porque ahora llegó", exclama feliz por lo logrado.

Los principales desafíos de Lagos siguen vinculados al vóleibol y también a la PUCV. Con la selección nacional se preparan con el objetivo de conseguir un cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio el próximo año, y en la universidad continúa estudiando, cursando actualmente el Magíster en Estadística.

Equipo Red Alumni PUCV