Ex alumno del IMUS realiza estudios de composición para cine y medios audiovisuales en Nueva York

Gracias a la obtención de la Beca Conicyt Sebastián Morales pudo comenzar un magíster en Estados Unidos.

Con sólo 24 años Sebastián Morales Pacheco ya ha empezado a dar grandes pasos en su carrera profesional como músico. Hace sólo unos días llegó hasta Estados Unidos para comenzar a cursar estudios de postgrado en la Universidad de Nueva York, tras haber sido aceptado por esa casa de estudios y, luego, haber ganado una Beca Conicyt.

Oriundo de Villa Alemana y ex alumno de Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales con mención en Composición en el Instituto de Música (IMUS) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) entre el 2012 y 2015, Morales llegó hasta la Gran Manzana para comenzar un Magister en teoría y composición musical para cine y medios audiovisuales.

Atrás quedaron los 3 años que fue ayudante, el primer semestre de este año que se desempeñó como académico del IMUS o ejercer como profesor de piano en la academia “Impulsarte” de Villa Alemana, que le significó un primer encuentro con el mundo laboral fuera del IMUS y un paso muy importante en su carrera.

A esto sumó que en el 2016 realizó un diplomado en Estética y Filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). “Me otorgó una perspectiva diferente para pensar la música y el arte en general. Fue una gran experiencia”, rememora. También destacan las participaciones que tuvo como compositor en el Festival Prismas 2015 en Santiago y en el Festival Internacional de Música Contemporánea Darwin Vargas el 2015 y 2016 en Valparaíso, además de ser parte del proyecto de música popular “La Mandarina Ácida”, agrupación con la que hace poco lanzó el disco “Cuando llegue el invierno”.

¿Por qué te interesaste en esta beca en particular?

“Hace algunos años comencé a generar un interés en la composición musical para medios audiovisuales, acercándome al tema de a poco, estudiando por mi cuenta, participando en talleres o seminarios, sin embargo hoy busco dar un paso concreto para comenzar a hacer carrera en esta área. Deseo involucrarme con distintos tipos de música, ya sea académica, popular o para medios audiovisuales. La gran diversidad que existe en New York también se aprecia en ese aspecto, me ha llamado mucho la atención como los académicos de acá llevan adelante sus carreras haciendo todo tipo de música. En cuanto a la beca en específico, es muy interesante el hecho de que otorga fondos para realizar estudios en cualquier área del conocimiento, desde áreas científicas y tecnológicas hasta humanidades y artes”.

¿Cómo la obtuviste?

“El primer paso fue postular a la New York University. Para esto me preparé previamente en cuanto al idioma ya que tenía que dar el TOEFL, se fueron quemando varias etapas y finalmente fui aceptado. Una vez aceptado realicé la postulación al programa Becas Chile de Conicyt, para lo que conté con el apoyo de académicos del IMUS que me brindaron cartas de recomendación, por lo cual estoy muy agradecido. Postulé con mi currículum y un proyecto de investigación, el cual fue bien evaluado y finalmente obtuve la respuesta de que me había adjudicado la beca”.

¿Qué esperas conseguir al desarrollar estos estudios?

“Me encuentro totalmente abierto a lo que pueda encontrar en esta ciudad. Ojalá poder participar en proyectos audiovisuales y ganar la experiencia necesaria para hacerme camino una vez que regrese a Chile. Pero por sobre todo lo que busco es un perfeccionamiento personal en esta área de la composición musical. El programa también incluye ramos optativos que me pueden otorgar herramientas muy interesantes, pretendo estudiar ramos de dirección, arreglos de jazz, contrapunto y edición de sonido, entre otros.

¿Cómo vislumbras el campo laboral en Chile en relación a la composición de este tipo de música?

“La industria cinematográfica chilena ha crecido bastante en los últimos años, cada vez se hace más cine. Imagino que no es fácil entrar a trabajar en el área, pero espero que la experiencia ganada acá me pueda servir. También he notado en los últimos años que ha habido un creciente interés por parte de los compositores jóvenes en esta área, lo que es muy interesante ya que genera movimiento cultural y la posibilidad de trabajar en conjunto realizando proyectos. Lo importante es que nos formemos como compositores para medios audiovisuales y que trabajemos seria y profesionalmente”.