Fondecyt: Expertos dan a conocer avances de reciente investigación sobre terremotos y tsunamis en Chile central

El proyecto es liderado por el Dr. Marco Cisternas y cuenta con la participación de los profesores Guido Plaza de la Escuela de Ciencias del Mar y Ximena Urbina del Instituto de Historia. El trabajo descubrió antecedentes geológicos e históricos del gran terremoto que hubo en 1730, el que además de generar dos tsunamis causó destrucción en las ciudades de Copiapó, Santiago, Valparaíso, Concepción y Valdivia.

18.02.2014

¿Es Chile central inmune a los terremotos y tsunamis gigantes? Con esta pregunta de investigación, un grupo de especialistas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, encabezado por el profesor Dr. Marco Cisternas de la Escuela de Ciencias del Mar, comenzó a desarrollar un estudio con financiamiento interno de la PUCV en 2009. Al año siguiente, la propuesta se presentó a un concurso Fondecyt y se adjudicó a fines de 2010, el mismo año en que un gran sismo afectó a la costa centro-sur de nuestro país.

Los profesores que desarrollan la investigación: Marco Cisternas, Ximena Urbina y Guido Plaza.

Al poco tiempo después, precisamente el 11 de marzo de 2011, un fuerte terremoto y un posterior tsunami afectó a las costas de Japón, donde fallecieron más de 20 mil personas y hubo 3 mil desaparecidos, en el país que se supone está mejor preparado a nivel mundial para estas catástrofes.

El profesor Cisternas viajó después a Japón dentro del contexto de la investigación sobre terremotos y tsunamis en la zona central y participó de diversas excursiones donde junto a expertos nipones realizó estudios geológicos. Revisando archivos con los expertos, los científicos se percataron que el antecedente de este terremoto ocurrió el año 869 con una magnitud similar al de 2011.

Según el académico, en Sumatra también se esperaba un terremoto de 8,5 grados antes de 2004 y aconteció uno de 9,3. Allí se encontró que otro similar ocurrió 600 años atrás, justo antes del arribo de Vasco de Gama al Océano Índico.

“Durante el desarrollo de este proyecto, el pensamiento internacional ha ido cambiando. Se ha ido comprendiendo que el concepto de terremoto ‘típico’ está invalidado producto de los hechos reales. Ahora, los geofísicos y sismólogos piensan que un terremoto de gran magnitud puede ocurrir en cualquier zona de subducción. Puede haber pasado mucho tiempo y el registro histórico no lo contiene”, complementó Cisternas.

UN ESTUDIO DE CARÁCTER TRANSDISCIPLINARIO

El trabajo realizado al interior de la PUCV, reúne a expertos de geología, ciencias marinas e historia. En efecto, el equipo de investigadores incluye la participación de la Dra. Ximena Urbina del Instituto de Historia y el Dr. Guido Plaza de la Escuela de Ciencias del Mar. El director de la iniciativa es el Dr. Marco Cisternas y como colaborador ha participado también el ex alumno de Historia, Nicolás Gorigoitía.

En el desarrollo del trabajo se han contrastado las fuentes geológicas con documentos de carácter histórico.

Con el objetivo de analizar la posible recurrencia de sismos en Chile central, los expertos han realizado estudios en lugares donde se han producido anteriores tsunamis, tal como ocurrió en la bahía de Quintero, y luego se contrastaron los datos obtenidos desde los sedimentos con la información recabada desde las fuentes históricas, encontrando importantes similitudes, lo que ha sorprendido a la comunidad científica internacional.

Durante mucho tiempo, los científicos y especialistas vinculados a la sismología nacional han planteado que existe una diferencia de entre 80 y 85 años entre los grandes terremotos que han afectado a Chile central. Se cuenta con registros históricos de los movimientos ocurridos en 1575, 1647, 1730, 1822, 1906 y 1985. Se ha planteado que podría pasar mucho tiempo antes de que vuelva a ocurrir otra catástrofe.

Sin embargo, los científicos e historiadores que trabajan en este proyecto no están tan tranquilos. Durante el transcurso de la investigación, los historiadores revisaron el Archivo General de Indias en Sevilla, donde se descubrió que hubo un terremoto que ocurrió en 1580 y que afectó sobre todo a Santiago, con fuerte movimiento de techumbres y daños a la propiedad privada.

El documento, una carta enviada por el teniente de gobernador de Chile, López de Azoca, al Rey de España, Felipe II, permaneció archivado por más de cuatro siglos en este lugar, sin ser incluido en el catálogo sismológico chileno.

La carta relata con detalles que durante el atardecer del 7 de agosto de 1580, un fuerte terremoto afectó a la ciudad de Santiago y sus alrededores. Muchas casas se cayeron, otras perdieron sus tejas, hubo réplicas durante varios días, los daños fueron estimados en 100 mil pesos de la época, unos 20 millones de dólares actuales; todos detalles que permiten caracterizar este sismo, que habría sido similar al de 1985.

Dentro el desarrollo de esta investigación, los historiadores han revisado el Archivo General de Indias de Sevilla, el Archivo de Lima en Perú, varios registros existentes en Mendoza, el Archivo Nacional en Santiago, el del Arzobispado de la misma ciudad, y las bibliotecas de las órdenes religiosas de los mercedarios y dominicos, quienes informaban a España de estos fenómenos, considerando que vivían de la caridad. Revisando estos archivos, los expertos se encontraron con varios hallazgos.

UN GRAN TERREMOTO EN VALPARAÍSO

Un punto donde hay acuerdo entre los geólogos e historiadores es la enorme magnitud –alrededor de 9 grados- que tuvo el gran terremoto de 1730, que fue percibido entre Copiapó y Concepción, provocando un enorme daño sobre todo en ciudades costeras que sufrieron el impacto del mar.

En Japón, el Dr. Cisternas ha revisado una serie de fuentes con especialistas de este país.

De acuerdo a la profesora Ximena Urbina, el sismo del 8 de julio de 1730 podría escapar en magnitud respecto a la anterior serie de terremotos en la zona central, por la fuerza del movimiento que afectó a varias ciudades de Chile central.

“Nuestra mayor conclusión es que el terremoto de 1730 es el peor escenario para Chile central, es el referente de la mayor destrucción conocida. Provocó dos tsunamis. De acuerdo a la documentación encontrada, se piensa que estuvo compuesto en realidad por dos terremotos y dos tsunamis separados por un intervalo de tres horas en la madrugada del 8 de julio. Los mayores registros encontrados están en Santiago y Concepción porque eran las zonas más pobladas”, complementó la profesora.

En Valparaíso, se descubrió por los registros históricos de que al menos hubo un tsunami. No hay certeza de la existencia de dos. “En Valparaíso entró el mar y cubrió completamente el puerto y El Almendral, ingresó al puerto y dañó las bodegas que estaban al pie de los cerros. Sabemos que el mar llegó hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, frente a la actual plaza O´ Higgins. Se vieron afectadas una bodegas ubicadas en el sector de Barón, también podemos advertir que ocupó un área más grande que la que muestran las actuales cartas de inundación”, agrega la profesora Urbina.

Con el objetivo de extender aún más hacia atrás la historia de tsunamis de Chile central, los investigadores han empezado también a estudiar las crónicas japonesas, encontrando datos históricos de los efectos que generaron tsunamis chilenos en la costa de Japón. Por ejemplo los tsunamis de Valparaíso de 1730 y de Concepción de 1751 en Concepción, los que inundaron cultivos de arroz y trigo en el noreste de Honshu y en Sendai.

Dentro de los planes a futuro de los investigadores, se está trabajando con un ingeniero para calcular las alturas que logró el terremoto de 1730 en Concepción y Valparaíso, haciendo un modelo virtual que proponga un rango de magnitudes y así se desarrolle un adecuado escenario de inundación en ambas ciudades. Lo más probable, advierten los especialistas, es que los efectos sean similares al ocurrido recientemente en Japón. El problema es que los científicos todavía no saben cuándo va a ocurrir el próximo gran terremoto, por lo tanto se requiere estar siempre preparado.

Por Juan Paulo Roldán
Dirección General de Vinculación con el Medio
Juan.roldan@ucv.cl

Post to Twitter


Avenida Brasil 2950, 4° piso, Valparaíso, Chile - Fono: (56) (32) 2273167 - (56) (32) 2273166